¿Acaso el mundo no es sino la sombra de una nube que, no bien el hambriento de sombra la anhela, se disuelve…? (Ibn al-Mu'tazz)



martes, 5 de octubre de 2010

Casida Gaf


En la hora fronteriza del día con la oscuridad

la luna creciente desplegó su insignia y la furia cesó.

Un frescor apacible alivió nuestras almas
y los cuerpos se relajaron sin bajar la guardia.

Al borde de la extenuación la gente no habló.
Nadie sabía que había sido de la tierra tras el huracán.

La luna curvaba su placidez como una luz de cristal de roca.
Yo me columpié en su comba y a cada impulso
me acercaba más a tu sonrisa.

La caravana domesticó su cansancio.

Por la mañana, un ave fantástica cosquilleó mis pies.
Sentí en su danza tu presencia.

4 comentarios:

  1. que significa esta ave?

    ResponderEliminar
  2. Luna y sonrisa, dos islas de luz que se complementan y no se eclipsan.
    Las cosquillas... Todo es susceptible de ser lenguaje, señal, marca o presencia ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las manifestaciones plurales del lenguaje, sí.

      Eliminar