¿Acaso el mundo no es sino la sombra de una nube que, no bien el hambriento de sombra la anhela, se disuelve…? (Ibn al-Mu'tazz)



sábado, 9 de febrero de 2013

Súplica




¿Oyes ese dulce sonido de madrugada? 
 Dices: serán las olas que transportan una orquesta 
para nosotros dos. 
Los arpegios, como pequeñas chozas,
 alzan lentamente un paisaje donde habitemos. 

 Llévame donde no muera, digo
en un arranque enajenado
hundiendo mis dedos en la arena de tu piel.

El océano no conoce las horas.

Llévame donde la muerte no tenga memoria,
insisto en mi caída. 
 Debe existir tal lugar.




*Fotografía de Martin Stranka


32 comentarios:

  1. Cuando me halle en su playa, miraré de recordar eso de hundir los dedos en su arena. Hermoso de verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, G. Aunque no todo el mundo ve la playa de la misma manera.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Qué atentos se vuelven los sentidos. Para unos espacios, mientras se aleja uno de lo exterior.

      Eliminar
  3. La mayor parte de las veces, nos conformamos con que sea la vida quien no tenga memoria.
    Pero sugiere mucho. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inevitable esa presencia de la memoria siempre; pero no necesariamente hay que urgirla. A veces ¿no viene bvien ser unos desmemoriados? Muchas gracias.

      Eliminar
  4. Una súplica de confianza ciega en la persona amada.

    Preciosa petición, aunque sea en un arranque enajenado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la enajenación la característica de ciertas súplicas, de oraciones y de ritos. Antiguo como la Tierra. Ferviente como la Humanidad que la ha poblado.

      Eliminar
  5. Es un precioso poema de grito, de suplica, y afortunadamente de viaje compartido.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O simplemente de deseo insaciable. Gracias, Yo.

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Fe para que exista tal lugar, incluso para los descreídos.

      Eliminar
  7. el mar en la noche siempre nos hace poner nostálgica, anhelante de sueños imposibles, sólo el amado es capaz de guardar el recuerdo para que no muera.. el olvido es el mayor miedo de los amantes... hermoso poema... besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mar en la noche es el misterio, el abandono de uno mismo, el estar a merced de lo más ignoto, lo que envuelve, se impone, el mundo de los seres fantásticos...El mar no sabe de olvidos.

      Gracias.

      Eliminar
  8. Bello, muy bello. Debe existir ese lugar donde la muerte no tenga memoria...
    Si, tal vez exista. Si existe, me volveré creyente.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y si el triunfo de la muerte precisamente es ese, que la memoria no exista? Pero la humana. No quiero la memoria de la propia muerte, que es la más larga.

      Eliminar
  9. Respuestas
    1. Recomenzar. ¿Por qué te parece increíble? Si solo es humano...

      Gracias por comentar.

      Eliminar
  10. Me encanta tu blog, escribes letras que se quedan dentro, se sienten. Y estás rodeada de unos poetas sublimes, inmensos, muy buena compañía.

    Un poema desgarrador, rotundo, un grito de amor que sale de las entrañas. Preciosooo

    Besotes y gracias por tanta lindeza

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cañailla, tal vez estar rodeado de esa corte intemporal y de excelente calidad ha sido lo que me ha llevado a conjurar la "envidia" con mis ejercicios.

      Pasa cuando gustes por este espacio. Un abrazo.

      Eliminar
  11. La muerte no tiene memoria. La muerte nos encuentra.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, ni la tiene ni la tendrá, no es un ente y su manifestación no es meramente humana (luego nos ignora como especie elegida) sino que su cometido, acontecer o suceso biológico se da en cualquier otra especie donde hay vida.

      A la muerte le importa un pito lo que seamos; en ese sentido es justiciera para nuestra visión de cultura humana. Saludos.

      Eliminar
  12. Hola, me gustó tu casa...
    Hoy hundí mis dedos sobre la nieve virgen, la sensación es de hacer algo irrepetible. Y grité, y sólo oí el silencio.
    Cordial saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero...seguro que la nieve te hablaba, ¿no la oías? Seguro que tenía mucho que decir viniendo de donde viene.

      Gracias por parar aquí.

      Eliminar
  13. Qué bello poema, tan suave y elegante, Sombreado.

    Te felicito por tu hermosísimo blog.

    Volveré
    Un abrazo fuerte
    Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, pasa cuando gustes. Eres muy amable con tu opinión.

      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Yo tambien me enajeno y me pregunto si existe ese lugar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que existe: a veces he estado: en ocasiones lo he habitado.

      Eliminar
  15. Hola amigo, hace algún tiempo que soy seguidora de tus letras,pero me alegro que te hayas quedado en las mías.
    Un buen poema donde me han gustado tus metáforas.
    El amor vive en dos extremos,o enajenado o sereno.
    Con ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasar por aquí, Cecilia. También el amor vive en la intensidad de la que aprende y no siempre aprehende, o acaso es más bien a la inversa. Pues las manifestaciones del depósito emocional de los hombres es hondo y bastante insondable.

      Con amistad. Comenta libremente cuando gustes.

      Eliminar
  16. Gran poema.. Acabo de descubrir tu blog y de momento lo que he visto muy bueno.
    un beso.

    ResponderEliminar