¿Acaso el mundo no es sino la sombra de una nube que, no bien el hambriento de sombra la anhela, se disuelve…? (Ibn al-Mu'tazz)



lunes, 21 de octubre de 2013

Llegada






Vino a mí: el padre
mirando sus manos de escribiente
pensó en sí mismo y dijo:
he aquí que llegas
y ella la mujer de la otra tierra me ha concedido
el don de que seas parte de este suelo maculado

eso dijo y cuando tomó entre sus dedos mi levedad pensó:
serás mi obra y te conduciré más allá de las adversidades
eso afirmó y necesitó creer
para sostenerse a sí mismo
para apartar de su memoria los tiempos difíciles
para probar que ser padre y hombre
es ser una y otra vez hombre

el padre empezó de nuevo a sentir a través de mí
orígenes que nunca había olvidado
y también a renunciar
porque un padre debe creer lo que transforma
y compartir cuanto ofrece
y aunque se rodee de fantasías es firme:
no hay un camino seguro pensó
pero lo labraré para ti
deseó

pues un hombre que llega con otro hombre
desde su misma sangre
ya no sabría hacer otra cosa sino esperar al hijo hombre
y temer por él



* Joanne Leah foto



18 comentarios:

  1. Es cierto, temer. La mente lo arruina todo, el miedo está ahí. No queda otra que esperar, felicidades. Me pareció que estaba leyendo prosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa frontera indefinida entre prosa y poesía, tal vez...Y riesgos de la vida. UN saludo, Garriga.

      Eliminar
  2. El miedo se multiplica cuando somos padres, pero el amor pòr la vida también.
    Excelente poema.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Absolutamente de acuerdo, pero luego hay que andar un camino indeciso para que el miedo no se imponga al amor, ¿verdad? Gracias.

      Eliminar
  3. No hay camino seguro, pero alguien intentó labrarlo para nosotros, intentamos labrarlo para otros. No hay camino seguro, pero
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tendencia innata del padre, mas éste es hijo también de otro padre, de otra cultura, de otro tiempo, si bien muchos elementos intemporales permanecen. Un abrazo.

      Eliminar
  4. [o grande caminho, ser humano

    acolher as partidas e chegadas
    como se fossem as escritas do tempo.]

    um abraço,

    Lb

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre abiertos a la partida y la llegada, Leonardo, el camino no está escrito nunca del todo. Tal vez solo en una pequeña parte. Um abraço.

      Eliminar
  5. Ser padre y ser hombre, ser una y otra vez hombre, aprendiendo, renunciando.
    Labrando el camino del hijo, que es el del padre.
    Muchas ideas y sentimientos juntos. Mucho amor.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que has entrado en el tema, Isthar, aunque se trate de un terreno en ocasiones resbaladizo. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Hay un párrafo que me ha encantado, lo has expresado maravillosamente:"el padre empezó de nuevo a sentir a través de mí
    orígenes que nunca había olvidado
    y también a renunciar
    porque un padre debe creer lo que transforma
    y compartir cuanto ofrece
    y aunque se rodee de fantasías es firme:
    no hay un camino seguro pensó
    pero lo labraré para ti".

    Tendremos que labras nuestro futuro, siendo padres y a la vez él, porque todos somos uno .
    Es cierto que han esculpido nuestro camino, pero somos ahora el hombre que debe de buscar el buen sendero y convertirnos en ese hijo bueno para el padre también.
    un abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mariola, por esos matices. Buen fin de semana.

      Eliminar
  7. Me parece magnífico este relato. El paso de hombre a hombre-padre es todo un salto atlético. Ojalá todos los hombres-padre fueran como tu lo describes, y además continuaran siendo hombres adultos...pero - lamentablemente - creo que algunos se quedan en la fase niño.
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los hombres-padres tampoco son perfectos, son hombres que siguen haciéndose hombres, y malo si un día dejan de hacerse. El hombres en construcción.

      Gracias por el comentario, Vicky.

      Eliminar
  8. Pasamos de ser hijos a ser padres y todo adquiere otra dimensión, reconocemos el valor y el sacrificio de nuestros progenitores. Después seremos sombra de un recuerdo, ellos la luz del instante. Un placer pasar por tu blog. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo que una dimensión nueva no anula la anterior, y nos siguen persiguiendo ambas durante toda la vida.Tratamos de extender la luz del recuerdo de nuestros padres como acaso otros extiendan la nuestra. Gracias por llegar y comentar, María José.

      Eliminar
  9. El padre no puede escapara su condición y lo será toda su vida. Increíble poema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Resulta difícil escapar, otra cosa es el intento, pero no resulta. Gracias, Madame.

      Eliminar